21 feb. 2007

Crónicas del Choripan (1)


Bueno, como para no complicarla demasiado, el rastreo de los orígenes del choripan es claro, viene del intestino de alguno de los bichos que entran a un frigorífico y punto.
El asunto es el destino...
Ya sé, ahora me van a salir con la quintaesencia del morboseo criosho por la adoración de cadaveres varios, salpicré de griegos, romanos y Caín y Abel contra Godzilla.
O sea, no te podes resistir a parar en uno de esos kioscos y apuntarle al chori, el churrasquito o la bondiolita, y no me salgan con cuentos vegetarianos, ok?
El punto es que a mi no se si me traicionan los sentidos, pero el otro dia pasé con el comandante del Octubre Rojo por ahí, me pidió que sintonizara el segundo tiempo de boquita en mardel y yo no sabia si en Rusia el zochori es popular y le podia convidar uno sin preguntarle demasiado o si le gustaria con mucho, poco o nada de chimi.
Pero me sorprendió con la guardia baja... subió la ventanilla, arrugó la nariz y dijo que ya habia cenado