3 nov. 2007

Desde La Torre Del Vigía. (All Along The Watchtower)



“Tiene que haber una salida”, le dijo el bufón al ladrón

hay demasiada confusión, no encuentro (yo) respiro...

los comerciantes se beben mi vino y los granjeros roturan esta tierra

ninguno de todos ellos, conoce algo de lo que esto vale

“No hay razón para excitarse” dijo amablemente el ladrón

muchos entre nosotros, sienten que la vida es sólo una broma

pero tú y yo hemos pasado por eso y ése no es nuestro destino

así que ahora dejémonos de falsedades, se está haciendo tarde.

Desde la torre del vigía, los príncipes estaban atentos

mientras todas las mujeres iban y venían y también sirvientes descalzos.

Afuera, lejos

un gato montés gruñó

dos jinetes se acercaban

el viento empezó a aullar. Bob Dylan (1968)



Y si estar corriendo entre dos monstruos que te quieren aplastar no fuera normal?

Y si lo hemos entendido todo mal?

Y si solo fuéramos sirvientes circulares de las estaciones, esperando convertirnos en corrientes para arrastrar algas en el fondo de pozos antiguos donde las ruedas de la historia se herrumbran?

Ah, si yo tuviera la poesía de mi lado para poder así decir qué es que la magia de una noche convoca en mi alma y me trae hasta una hoja en blanco, tiempo de vida que luego ya no tendré. Solo a veces entiendo que quiere decir ya no tener sangre en la garganta de papel ni un agrio pez nadando en la mirada.

Los rostros que cruzan mis sueños, son explosiones en la noche, y tengo que curar mis heridas y tengo que quemar las cortinas y encender mi amor para llegar a la mañana, encontrar a la mujer sol, alas de la creación, ser luz que nutre y transforma y hace crecer. Saltar esas noches fantásticas que duran miles de instantes, pero son solo una, larga, interminable.

Sí, ya voy, solo estoy esperando al sol. A mis dioses, a todos quienes alguna vez supieron mostrarme donde estaba el punto de encuentro.


1 nov. 2007