21 ene. 2007

El sabor del panqueque

Que te pasa si te cuento que Carlitos Tevez largó la número 5 y es técnico en panqueques en el barrio de Flores?
Así nomás como te la cuento, el pibe se cansó del mundo del balompié y se hizo un master en revoleo de sartén, pero para disimular se calza un gorro de cocinero hasta las cejas.
Lo denuncia la mirada de coté al infinito, la dentadura made in Fuerte Apache, la acentuación de la frase: le hago flambeado el panqueque, amigu? (sic), la habilidad en como te acomoda la masa, como te despacha el panqueque, como te manda a guardar el plato de una y como aprieta los puños ante cada victoria sobre el metal recalentado y la mantequita derretida.
El asunto se pone bravísimo cuando le pega el golpecito fatal con el cual se derrama el ron sobre la llama y las llamas se alzan... te sale una angustia del pecho... unas ganas de revolear la masa con él...
Ah... estaba riquisimo

4 comentarios:

mich dijo...

bienvenido a la blogosfera, negro queriiiiiiido...!!!!
un placer saberlo por acá!
Cómo vino el resto de la morfeta?? (o sólo los panqueques calificaban con saberes expertos?)

NegroShot dijo...

El perníl de chancho era una mantequita le diré

el pepino peronista dijo...

Negroshot:
Dejando de lado el hecho de que su negra cabezota peronera le hace escribir delirantes raccontos gastronómicos, le doy la bienvenida al mundo bloggeril.
UAP, compañero

NegroShot dijo...

Araaaaaaaca cumpa pepino, es que el pueblo tiene hambre y quiere saber de que se trata el panqueque!!!
Es mas, lo invito a compartir la gnosis del susodicho elemento

Con los dirigentes a la cabeza o con la chota en la mano, jajajajaja